Propiedades de la manteca de karite

Propiedades de la manteca de karite

manteca de karité cruda

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Si tienes la piel seca, probablemente sepas que la manteca de karité es uno de los mejores ingredientes hidratantes que puedes utilizar. Pero ésa es sólo una de las razones por las que el karité se utiliza con frecuencia en productos para el cuidado de la piel y el cabello. Como ingrediente para el cuidado de la piel, especialmente en su forma natural y pura, tiene múltiples beneficios, desde la reducción de las líneas y arrugas faciales prematuras hasta el alivio de afecciones cutáneas como el eczema. Hemos consultado a los expertos Y. Claire Chang, dermatóloga cosmética certificada en Union Square Laser Dermatology en Manhattan, Nueva York; Alicia Zalka, M.D. y fundadora de Surface Deep; y Michelle Wong, educadora científica y creadora de contenidos detrás de LabMuffin para obtener una visión completa de este ingrediente. A continuación encontrarás más información sobre los numerosos beneficios de la manteca de karité, así como varias recetas de belleza caseras que puedes hacer con este ingrediente milagroso.

¿de dónde procede la manteca de karité?

Aunque se llame manteca, el karité es, de hecho, un aceite graso que es sólido a temperatura ambiente. Su uso como producto de belleza natural se remonta a miles de años atrás. Se dice que la reina del Nilo, Cleopatra, utilizaba la manteca de karité para mantener su piel suave y joven.

El árbol del karité se parece a un roble, y hay más de 500 millones de árboles de karité en todo el mundo. En África, donde crece de forma silvestre en el hermoso paisaje árido, se frota sobre las estrías y se utiliza como agente hidratante. El karité también se aplica a los cordones umbilicales para detener la infección, porque tiene propiedades antibacterianas. En la medicina tribal africana, la manteca de karité se mezcla con aceite de boa constrictor para ayudar a los queloides o al tejido cicatricial elevado. Y también ayuda con la congestión nasal y las úlceras: el karité es realmente un superalimento para la piel.

Pero es mucho más que un aditivo culinario y un producto de belleza natural. Tiene un sinfín de usos diversos. Por ejemplo, la manteca de karité se utiliza también en la construcción de edificios africanos para ayudar a impermeabilizarlos. El propio árbol del karité también se talaba y fabricaba ataúdes para reyes tribales en siglos pasados.

crema hidratante de karité

Si los problemas de tu piel te tienen agobiada, deja que tu régimen de cuidado de la piel habitual pase a un segundo plano y deja espacio para la manteca de karité. Es un producto imprescindible en muchos regímenes de belleza, y no importa lo que tengas que afrontar, hay más que una pequeña posibilidad de que la manteca de karité sea tu nueva salvadora.

La manteca de karité es una grasa que se obtiene de las nueces del árbol de karité. Es una grasa natural que se extrae al triturar y hervir la nuez o el fruto maduro del árbol de karité. Es una sustancia de color amarillo-marfil, mantecosa, espesa y sólida a temperatura ambiente.

El karité está repleto de ácidos grasos esenciales y vitaminas, por lo que es perfecto para la producción de colágeno y la protección contra los rayos UV. Su textura mantecosa contiene un 60% de grasa, lo que la hace ideal para penetrar en la piel. Además, los humectantes naturales de la manteca de karité son análogos al extracto de las glándulas sebáceas de nuestra piel. Todo ello hace que el karité sea un milagro de hidratación para la piel.

La manteca de karité es realmente excelente para la piel. Su concentración nutricional única hace maravillas en la piel. Es una adición impresionante a su rutina de cuidado de la piel debido a su naturaleza versátil: funciona tanto para la piel seca como para la grasa, protege la piel de los rayos UV y de las quemaduras solares, e hidrata la piel.

cómo se fabrica la manteca de karité

La manteca de karité es un producto del árbol africano del karité (Vitellaria paradoxa). La manteca de karité es la grasa extraída de la nuez de karité. Las nueces de karité son un ingrediente natural que se cosecha y procesa en los países de África Occidental y Oriental desde hace siglos.

La manteca de karité sin refinar -el tipo de manteca de karité que utiliza Karité- no tiene productos químicos ni conservantes adicionales añadidos durante el proceso de extracción. Esto nos permite crear una manteca de karité que conserva todas sus increíbles propiedades naturales.

La manteca de karité cruda es de color marfil, pero es posible que haya visto productos de manteca de karité que son blancos. Los productos de manteca de karité blanca son el resultado del procesamiento durante la producción. Cuando la manteca de karité se refina, pierde su color marfil natural.

La manteca de karité se utiliza desde hace miles de años por sus innumerables beneficios terapéuticos para la piel. Además de ser un hidratante excepcional, este ingrediente totalmente natural tiene propiedades antioxidantes, antienvejecimiento y antiinflamatorias que ayudan a calmar y curar la piel.